free
web stats
Martes, 16 de octubre de 2018

Juanjo Coronado
Viernes, 5 de enero de 2018
Bajo el signo de Luperca

Queridos Reyes Magos

Guardar en Mis Noticias.

No soy excesivamente creyente ni monárquico, mis queridas majestades. Pero siempre he preferido que sean vuesas mercedes y no ningún gordo con pijama -un tipo majo, no lo dudo- el que atienda mis humildes peticiones. Más que nada porque nos conocemos desde siempre. El otro viene desde Laponia; vosotros desde el desierto, tan enigmático, o desde mi querida Huelva. El otro viene en reno; vosotros en camello, que son animales hechos para resistir mil desventuras. El otro va por libre; vosotros en equipo. Al otro lo patrocinan mil marcas de refrescos y a vosotros os anuncia una estrella.

 

Es por eso que no os voy a saturar en mi petición de cara a esta noche. En lo material, me conformo con algo que me conforte e incluso sea útil. Y me olvidaré de la paz o el final del hambre; por mas que os lo hemos pedido muchos a lo largo de la historia, veo que vuestros sinceros esfuerzos han sido infructuosos.

 

Me conformo con un perfume que huela a tierra mojada o a pinar floreciente; con algún atardecer de esos en los que el sol viene a despertar a la Mujer Muerta. No es por hacerle ascos a la ropa interior, las zapatillas o los frascos de colonia, pero lo cambio todo a perpetuidad por la sonrisa temprana de un niño. No hace falta que me traigáis libros; me conformaré con abrir el cuartillo de las cosas olvidadas y que el polvo de páginas amarillentas me recuerden aquellos años en los que me levantaba a escondidas para buscaros con la cara pegada al cristal.  No me vendrían mal algunos peluches; los míos estan ya muy viejos y de sobra sabéis que en unos meses los voy a necesitar. Y en cuanto a música... pues lo que queráis, ya lo sabéis. Aunque con el ronroneo de algún gato -el verdadero sonido de la paz- sabéis que voy contento.

 

No, no desprecio lo material; seré feliz con lo que tengáis a bien dejarme mañana. Y os pido que nunca, por más que pasen los años y la rutina me haga callos en el alma, dejéis que me olvide de esta mágica noche. Que nunca permitáis que me quede sin sueños. Solo ellos me permiten encomendaros a vosotros y, con los ojos cerrados, abrazar a algunos de los que ya se fueron o escuchar como Enrique le canta cada mañana a la Alhambra en voz baja esa canción que tanto me gusta. Aquella de la condena al hastío por intentar cambiar el sistema desde dentro...

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Ceuta Televisión • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress